Deja un comentario

Sin rodeos: Jackson en picada contra “El Mercurio”

Todos cargamos nuestra historia y somos los responsables de su construcción. La historia que ha marcado a “El Mercurio” está clara y Giorgo Jackson se encargó de enrrostrarla, luego de la editorial generada por el “Decano” en contra de las declaraciones vertidas por Camila Vallejo en el diario español El País.

Que el diario El Mercurio, principal promotor de la violencia armada y el terrorismo de Estado en Chile, tenga el descaro de imputar al Partido Comunista una “justificación de la violencia política”, a propósito de una entrevista a Camila Vallejo en el diario El País, es una desfachatez, pero no una novedad. Lo nuevo del caso es una carta al director, enviada por Giorgio Jackson, en que le dice exactamente eso: que es una incomprensible desfachatez que un diario que fue cómplice y aliado de la vía armada de la dictadura, lance la primera piedra sobre la violencia. Y probablemente lo novedoso, es que El Mercurio la publicó. Vea a continuación la editorial de El Mercurio y la respuesta de Jackson.

Vía armada

Señor Director,

Difiriendo de parte de los recientes dichos de Camila Vallejo en el diario El País, y confiando férreamente en la vía democrática, me parece incomprensible -por no decir una desfachatez- que un diario que fue cómplice o aliado de la vía armada -o “régimen militar”- en la historia reciente de nuestro país, lance la primera piedra como lo hicieron ayer sábado con su editorial. Espero que la amnesia -o inconsecuencia- no nos afecte a todos de esa manera.

Giorgio Jackson Drago

Coordinador de Acción Digital

Revolución Democrática

Editorial de El Mercurio, sábado 21 de enero: El PC y la vía armada

Camila Vallejo, quien se ha convertido en rostro y embajadora del Partido Comunista chileno, declaró en entrevista al diario español El País que su partido “nunca ha descartado la posibilidad de la vía armada”, en la medida en que estén dadas las condiciones para utilizarla. En el momento actual éste no sería el caso, pues a su juicio en Chile sólo existe una tensión entre el neoliberalismo por un lado y la democracia por otro, y no aquella situación de “violencia estructural” que justifica el combate armado del pueblo.

Estas declaraciones son del mayor interés porque revelan hasta qué punto el Partido Comunista chileno permanece fiel a una ortodoxia que muchos creyeron superada después del término de la Guerra Fría o, como muy tarde, desde la consolidación del retorno a la democracia. Parte de esta ortodoxia es la justificación de la violencia política, de la cual fluye también la legitimación de regímenes totalitarios como el que impera en Corea del Norte.

La justificación de la violencia política como alternativa para hacer frente a diversas formas de “violencia estructural” se encuentra, no obstante, más extendida de lo que a veces se quiere aceptar. Por ejemplo, está presente en los planteamientos de no pocos líderes estudiantiles y, por cierto, también en sus bases. Una de sus manifestaciones más evidentes es la facilidad con que los estudiantes han recurrido a la toma como medio de presión, un acto violento por antonomasia, pero que con frecuencia ni siquiera alcanza a ser percibido como tal. Esta familiaridad con la violencia es favorecida por la “indignación” como actitud política. Si el descontento desde el cual se alza la protesta no ha de quedarse en un simple berrinche, pero a la vez el indignado desconfía radicalmente de la actividad política, el tránsito del simple lobby a la violencia puede llegar a ser muy fluido.

El fenómeno descrito es tan conocido en Chile y en el mundo, que resulta preocupante e incomprensible al mismo tiempo la escasez de reacciones frente a las declaraciones de Vallejo. Confirmando las críticas que le dirige la misma dirigente comunista, la clase política parece habitar una región estéril, delimitada por la incapacidad para percibir la gravedad de ciertos hechos y el cálculo de corto plazo, que prefiere callar antes que perder el favor de ciertos sectores. Este mismo cálculo permite al Partido Comunista elegir parlamentarios con el subsidio de la Concertación y sin modificar un ápice sus planteamientos. Pero también lo provee de una imagen atractiva, que sabe combinar el discurso radical y antidemocrático, capaz de enardecer a los líderes juveniles y sindicales, con el pragmatismo para utilizar las estructuras democráticas mientras se den las condiciones para ello.

La clase política parece habitar una región estéril, delimitada por la incapacidad para percibir la gravedad de ciertos hechos y el cálculo de corto plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: