Deja un comentario

A un año del “Día de la ira”, el inicio de la Revolución Egipcia

Comparable con la Revolución Francesa o la Bolchevique, la Revolución de Egipto de 2011 se propuso y logró derrocar el régimen del presidente Hosni Mubarak. El 25 de enero, el llamado “Día de la ira” -hoy rebautizado como el Día de la Revolución-, marcaría no sólo el inicio del gran cambio social que hasta hoy vive el país africano; también marcará el desarrollo de los diversos alzamientos sociales ocurridos en los países árabes del norte de África; la llamada “Primavera árabe”, iniciada con las manifestaciones de 2010 en Túnez.

El Día de la ira

El 25 de enero de 2011, protestas se llevaron a cabo en varias ciudades de Egipto, incluyendo Cairo, Alejandría, Suez y Ismailia. El día fue elegido por diferentes grupos de oposición como el Movimiento Juvenil del 6 de abril, el Movimiento Somos Khaled Said, la Asociación Nacional por Un Cambio, el movimiento del 25 de enero y Kefaya, para coincidir con el Día Nacional del Policía. El propósito era protestar contra los abusos policiales en frente del Ministerio del Interior. Estas demandas se expandieron hasta incluir la resignación del ministro, la restauración de un sueldo mínimo justo, el fin de la Ley de emergencia egipcia y el límite de plazo para el presidente.

Las protestas tuvieron lugar en diferentes lugares de Egipto. Hubieron 20 mil protestantes en varios lugares de Alejandría, 200 manifestantes en la cuidad sureña de Aswan, 2000 en la ciudad oriental de Ismailia y cerca de 3000 en la ciudad norteña de El-Mahalla El-Kubra. Se desataron mortales enfrentamientos durante las protestas, que dejaron dos protestantes muertos en Suez.

Los protestantes de Cairo se habían reunido en la mañana en frente del Tribunal Superior en el centro de la ciudad. La demostración fue más grande de lo esperado. Rompió a través de los cordones de seguridad y se movió a la plaza Tahrir. Miles protestaron en Cairo, con 15 mil ocupando la plaza Tahrir (Plaza de la Liberación en árabe). La policía usó gas lacrimógeno y cañones de agua en contra de los protestantes, los que comenzaron a lanzar piedras, eventualmente forzando a la policía a retroceder.

El periodista Hossam el-Hamalawy declaró a Al-Jazeera durante la noche de la protesta que las demostraciones eran “necesarias para mandar un mensaje al régimen egipcio de que Mubarak no es diferente a Ben Ali y que queremos que se vaya también”. También le dijo a Al-Jazeera, “la gente está harta de Mubarak y de su dictadura y de sus cámaras de tortura y de sus fallidas políticas económicas. Si Mubarak no es derrocado mañana, entonces será el día después. Si no es el día después será la próxima semana”.

Finalmente, Mubarak fue derrocado de su cargo el 11 de febrero de 2011.

El proceso de cambios en Egipto, no exento de paradojas, continúa. Su resultado es impredecible. Lo único seguro es que quienes sostuvieron la dictadura desde dentro y desde fuera, harán lo mismo para tratar de reconducir la revolución de la dignidad, que un día se atrevió a gritar contra viento y marea: “el pueblo quiere que caiga el régimen”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: