Deja un comentario

La eterna esperanza de un futbolista sin cancha. ¿Qué pasa con la remodelación del Estadio de Victoria?

Quienes somos de Victoria vemos con desazón como pasa el tiempo y el Estadio de la ciudad sigue mostrando el deplorable estado que durante años nos ha acostumbrado, o mal acostumbrado. Desde el gobierno comunal de Jorge Saffirio que se está prometiendo una remodelación total y acorde a los nuevos tiempos, sin embargo pasan los años, y los jugadores locales siguen sin un espacio decente donde poder practicar el deporte que más personas convoca cada fin de semana.

Corría el año 2008 y Jorge Saffirio inauguraba el nuevo rostro del Parque Estadio, anunciando que su remodelación era la primera de tres grandes etapas, que contemplaba además la remodelación del Estadio Municipal y la Media Luna de Rodeo. Un anunció que cualquiera habría asegurado le garantizarían ganar la reelección aquél año, más cuando la inauguración se hizo a días de las elecciones de aquél período. Sin embargo, el triunfo de Hugo Monsalves al parecer cambió el panorama propuesto y el que todos esperábamos. Han pasado más de tres años y los mismos intentos por licitar su remodelación, sin embargo aún no se logra definir nada.

Luego de tres años de gestión, en marzo del 2011, la primera autoridad comunal anunciaba que en abril se abriría la licitación para que las empresas comiencen a postular y comenzar las obras que todos esperábamos, de modo que en marzo o abril de este año ya pudiésemos disfrutar de nuestro nuevo recinto deportivo. Y no sólo aquello, junto a lo anterior el edil anunciaba la construcción de un hotel para deportistas, la remodelación de la media luna de rodeo, con anfiteatro y todo y una piscina temperada. De aquello claramente no ha habido nada.

En aquella oportunidad y centrándonos solamente en el proyecto estadio, las expectativas cifradas por Monsalves chocaron con la realidad financiera del proyecto; por cuanto las empresas que se presentaron a la licitación, todas excedían por un importante margen los cerca de 970 millones de pesos que contemplaba el proyecto, razón por la cuál se debió declarar desierta esta primera licitación.

EL SUCIO DINERO

Luego de aquél primer intento, vinieron otros dos que tampoco pudieron llegar a un buen desenlace. De acuerdo a información recabada, estas licitaciones no tuvieron éxito por la propia pelea de las empresas contratistas; es decir, entre ellas mismas buscaron los detalles que impidieran que alguna de las otras empresas pudiera presentarse a licitación con los documentos requeridos en las bases. El dinero involucrado justificaba cualquier tipo de acción, algo así como no comer y no dejar que el otro lo haga; una pena por nosotros.

Ahora en el mes de enero, se realizó un cuarto intento, en el que dos empresas cumplirían con los requisitos estipulados en las bases; entre los más importante de estos, el factor financiero. Recordemos que el proyecto estipula un financiamiento por cerca de 970 millones de pesos; ahora bien, el criterio que utiliza el Gobierno Regional, es que si el total de las empresas que se presentan a licitación exceden el presupuesto asignado en un máximo de un 10% (en este caso correspondería a cerca de 97 millones de pesos) dichos recursos pueden ser gestionados y asignados con el objetivo de concretar el proyecto.

Ahora, será el Alcalde de la comuna quien deba tomar la decisión de asignar la licitación a alguna de las empresas postulantes, esperando no encontrase con nuevas trabas que impidan la ejecución de las obras. En este punto, el manejo no sólo político, sino de autoridad frente a las empresas, deberá jugar un rol importante en este propósito.

Vale decir, el Alcalde deberá jugársela y por muchas razones. Una de ellas y que no es para nada la menos importante, dice relación con las bases del proyecto. De acuerdo a estas, el periodo de construcción estipula un plazo máximo cercano a los 270 días, algo así como nueve meses -saque la cuenta los meses que quedan para la próxima elección municipal-. Cierto, seguro acertó; nada de mal le vendrá a la primera autoridad realizar un corte de cinta de tan magna obra en un momento clave para definir la próxima elección municipal. ¡Pero ojo! Algo muy similar le ocurrió al ex alcalde Saffirio inaugurando el Parque Estadio, y ya sabemos cómo terminó esa historia.

Pero más allá de estas cuentas políticas, lo relevante es que por sobre todas aquellas consideraciones, los jugadores, los cientos de jugadores y los miles de seguidores y nosotros, los ciudadanos de esta comuna, tengamos un lugar digno para desarrollar la práctica deportiva más popular y hermosa de todas: el fútbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: