Deja un comentario

Chile S.A. El negocio de las marcas en los textos escolares

Pareciera ser que es un verdadero libertinaje de mercado el modelo educativo en nuestro país, sostuvo el lider de Educación 2020 Mario Waissbluth, esto, a raíz que nuevamente se ha detectado en los textos de estudio de enseñanza básica, publicidad de grandes empresas que buscan penetrar el inconsiente de los niños, que para las grandes empresas la palabra niño, se traduce en: Nuevo nicho de mercado

Si bien la denuncia pública respecto a la publicidad en los textos escolares se generó el año pasado, y el Ministro de Educación de ese entonces Joaquín Lavín, anunció que de ahora en adelante sólo podrían usarse marcas ficticias en sus contenidos, el mercado desde hace ya un buen tiempo que está intentando apoderarse de lo que ellos denominan un nuevo nicho, los niños, nuestros hijos.

En un reportaje publicado el año 2006 por le diario La Nación, el Periodista Claudio Reyes entrevista a una apoderada de un jardín infantil de la capital. En la oportunidad, la afectada relata como una empresa transnacional de comida rápida envía un team para visitar los jardines de los menores.

“Marcela, apoderada del Jardín Infantil Pocuro, está preocupada por la visita de un equipo de la cadena Kentucky Fried Chicked (KFC). “No me agradan esos lugares de comida rápida para llevar a los niños y, obviamente, es raro que vayan a un jardín cuando hay toda una campaña en contra de la obesidad infantil”, argumenta.

Aunque no les llevaron alimentos al recinto educacional, sí les regalaron un dibujo, que al terminar de colorear, podían canjear por “seis empanaditas de queso”.

“Los niños son influenciables y les meten en la cabeza un concepto que no tenían. A mi hijo nunca le había llamado la atención esta tienda y eso me complica porque hay un tema de salud que es importante. No les dieron comida chatarra, pero sí les metieron la idea de chicos, vengan a Kentucky porque es muy entretenido y lo van a pasar increíble.Traigan a sus papás”, dice Marcela indignada y termina su reclamo acusando que actitudes como éstas se contraponen a sus deseos porque “como madre, siempre he tratado de alejar a sus hijos de esa comida”.

Una investigación realizada por María Rosa Maurizi, para el Doctorado en Comunicación Organizacional de la Universidad de Málaga, España, establece que el principal factor de riesgo, es que los niños van a sus colegios a divertirse y a educarse, por eso cuando los invaden las promociones, ellos piensan que  son parte de su aprendizaje. Por tanto, empresas, en este caso KFC, demuestran una escasa planificación de sus acciones para evitar generar una situación agresiva hacia los niños y el entorno escolar. Esta observación la complementa un artículo de Valeria Rojas, publicado en el sitio web de la Sociedad Chilena de Pediatría y difundida por El Mostrador. “Investigaciones han demostrado que niños pequeños, menores de ocho años, están cognitiva y psicológicamente indefensos frente a la publicidad”.

SIN CONTROL

El mayor conflicto sobre este debate, tiene que ver justamente con la posibilidad de al menos mediar en los dispositivos comunicacionales que utilizan las grandes empresas para conquistar un nuevo espacio en el mercado, reconociéndo la influencia que tienen los hijos sobre sus padres. En este caso el llamado a cumplir ese rol es el Ministerio de Educación. Sin embargo, durante horas de esta tarde, el ministro de la cartera Harold Beyer indicó que en el MINEDUC “No somos un organismo censor, creemos en la libertad editorial”, añadiendo, “Como dije en su oportunidad, las bases curriculares no mandatan específicamente qué es lo que tiene que usar cada libro, hay libertad de edición. Queda a criterio de la editorial”.

Cabe consignar que los libros apuntados como contenedores de publicidad en sus unidades de estudio, corresponden a la editorial Santillana, el cual habitualmente es solicitado por los colegios particulares y particulares subvencionados. En este sentido el Ministro de Educación se defiende indicando que los textos seleccionados por el MINEDUC para distribuir en los colegios de nuestros país, no contienen públicidad.

LOS PADRES

Ante esto, y la imposibilidad política del ministerio por regular los contenidos de los textos escolares (por muy paradójico que suene, ocurre en nuestro país), el rol de los padres es cada vez mayor en función de los valores y el desarrollo de una conciencia reflexiva y crítica en torno al aprovechamiento de las marcas en la creación de necesidades en los niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: