Deja un comentario

Uno de los más grandes artistas del Renacimiento falleció en un día como hoy: Miguel Ángel

Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni (Caprese, 6 de marzo de 1475 – Roma el 18 de febrero de 1564), conocido en español como Miguel Ángel, fue un escultor, pintor, arquitecto, poeta e ingeniero de la Italia Renacentista, quien ejerció una influencia sin paralelos en el desarrollo del arte occidental. A pesar de hacer pocas incursiones a través de las artes, su versatilidad en las disciplinas que tomó fue de tan alto orden que es considerado como un contendor por el título del arquetípico hombre del Renacimiento, junto con el también italiano Leonardo da Vinci.

El Juicio Final

Miguel Ángel fue considerado como el más grande artista vivo en su tiempo de vida y desde entonces ha sido considerado como uno de los más grandes de todos los tiempos. Un número de sus trabajos en la pintura, escultura y arquitectura están entre los más famosos en existencia. Su rendimiento en cada campo durante su larga vida fue prodigioso; considerando el mero volumen de correspondencia, croquis y recuerdos que sobrevivieron, él es el artista mejor documentado del siglo XVI. Dos de sus trabajos más conocidos, la Pietá y el David, fueron esculpidos antes de que cumpliera treinta. A pesar de su mala opinión por la pintura, Miguel Ángel también creó dos del los trabajos en fresco más influenciales de la historia del arte occidental: las escenas del Génesis en el techo y El Juicio Final en la pared del altar de la Capilla Sixtina en Roma. Como arquitecto, Miguel Ángel fue pionero en el estilo del Manierismo en la Librería Laurentiana. A los 74 sucedió a Antonio da Sangallo el Joven como el arquitecto de la Basílica de San Pedro. Miguel Ángel transformó la planta, el extremo occidental siendo modificado según su diseño y el domo siendo completado después de su muerte, con algunas modificaciones.

El David

En una demostración de la posición única de Miguel Ángel, fue el primer artista occidental cuya biografía fue publicada mientras aún estaba vivo. Dos biografías sobre él fueron publicadas durante su vida; una de ellas, por Giogio Vasari, propuso que Miguel Ángel era el pináculo de todo logro artístico desde el inicio del Renacimiento, un punto de vista que continúa por siglos teniendo validéz en la historia de arte. En su tiempo de vida fue llamado en ocasiones El Divino. Una de las cualidades más admiradas por sus contemporáneos fue su terribilità, un sentido de grandeza inspirador de temor. Fueron los intento de artistas posteriores por imitar el estilo apasionado y muy personal de Miguel Ángel que resultaron en el Manierismo, el siguiente mayor movimiento en el arte occidental luego del Alto Renacimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: